San Carlos de Bolívar

Cargando datos de Clima...

Nota 1306- (3ª Época)

De esto y aquello

feb. 11, 2018 11:00

en Opinión

Por el Dr. Felipe Martínez Pérez

Nos  hemos acostumbrando en demasía a mirar al de enfrente de reojo, como  alguien que no piensa igual o se sabe que hace, y en consecuencia, tanto los unos como los otros, buenos dias, buenas tardes, como algo cómodo y educado. Y como las cartas están echadas o mal barajadas, se ahonda en lo que nos separa desde hace quince años. Y  que al paso que se anda no se ha de terminar por largo tiempo. Unos años más, hasta que los que todavía piensan, hagan mutis  por naturales e ineludibles cuestiones; y en tal caso quedarán los que han aprendido a quedarse con el estado y los que no han aprendido, pero andan flojitos de ideas. Es tremendo lo que sucederá, porque sin identidad, paita para el loro.

     Y no estoy hablando de terremotos o inundaciones para las cuales no estoy capacitado, estoy hablando del terrible terremoto que es para una nación. El hecho de que sus habitantes se hayan desiteresado de ella, es decir, de sus mayores, de sus próceres. De su presente y de su pasado. Desconozco si ustde lector se ha imaginado el panorama de dentro diez o quince años inundado por la idiotez arribada a la patria. Yo creo que poca gente siente estos desmanes de las conciencias a futuro. Y mal no estaría, como debe ser, por otra parte empezar por casa. Y por el gobierno.Porque los hunos siguen su invasion.

     Cierto que Atila, afortunadamente, no está, pero están los balis y estos andan encaramados por las tarimas de la patria. También camuflados, y tanto hacen un piquete al lado del obelisco, rompen las pirámides recordatorias, te sacan los camiones a la calle o los camiones sacan a sus dueños, o votan leyes, después de escaramuzas, pero eso si con el aliciente patrio. O sea, horneros. En suma, que se ven acorralados. Se les escapaa de las manos el tema de los bolsos y saben donde pueden terminar.  Y en consecuencia, son capaces de cualquier cosa, o lo que les  manden. El entrevero continuo y constante. La diatriba y la polarización. En una palabra, se les ha metido en la cabeza en volver a la barbarie. Alejarse de la civilización.  El gran pasado lo han trocado por aquel ya lejano de la muerte y los a continuación desarreglos estatales.

     Pero ese pasado de mal ver, a diario esgrimido por quienes malversaron vidas, continúa mandando; que es lo que se quiere, y de la cual viven hombres y mujeres adictos a aquellos dos extremos que arriba eran los mismos. Escrito estaba, debía durar años para amasar el desencuentro  y escrito estaba quienes vivirían y sería gobierno. Y se adueñaron del país hasta vaciarlo.  Saciados andan. Es lo que ha sucedido. Pues bien, dentro de los parámetros de esta desmesura, los mismos vaciadores tratan por todos los medios que muchachos y muchachas  se inventen otro pasado,  sin raíz alguna y quitando del medio todo aquello que les pueda molestar. Romper un país como este, con una historia de grandeza, vale oro. Y ellos quieren vivir bien. Para ello todos los días tiran un problema y atestiguan que llueve cuando hace sol, pero tan convencidos que la gente sale con paraguas. Y obligar a la gente a que salga con el paraguas. Y en muchos casos sale.

     Han roto el hueso de la historia, y bajo ningún punto de vista quieren, quieren suelden  los cabos.  Claro que saben actuar, pues saben que los más o menos idóneos, no quieren o aducen mala formación. En consecuencia la gente librada al azar no acierta con los eslabones perdidos y capaces  de continuar la cadena de la historia.  O sea, que la brecha  se extiende sin freno que la contenga. Y la brecha no estará saldada, mientras no estén entre rejas sus artífices. Y no es broma traer estos asuntos a colación, que la cosa arde. Para empezar, a  los gobernantes ya no se les ve altos y rubios, y de ojos azules. Se les ve demasiado comunes, y hasta pequeñajos. No son dioses. Tampoco se  les esperaba como tales. Pero no son, ni los hombres ni las mujeres, que esperaban quienes les habían aupado con sus votos.

     Y por si fuera poco el gobierno apostaría “a la economía para revertir la caída en las encuestas”. Y sucede que todos los ajustes le han tocado a quienes sostienen sobre sus hombros a la nación. Al punto, que a poco se mire, es a todas luces una hazaña, con seguridad mayor que la que se podría reportar en San Cristobalón. Y sin embargo, esos miles de personas  se las aguantarán hasta el día que en las cárceles estén quienes deben estar. Pero, ojo, que puede votar  a mansalva a diestra y siniestra. Por el cansancio, vio.

     De las misma manera que ahora -desde la asunción de este gobierno-  la discusión enrevesada, a traición y hasta estrafalaria, solo sirve para  acallar a la verdadera discusión, suponiendo fuera necesaria..Y en la cual se enzarza el gobierno, y se convierte todo en cosa de locos.  Una Argentina que discute si la polícia puede usar su arma es de …; porque según los displicentes de la patria, si mata al matador el tambien lo es. O sea, que gobierno y oposición no dan la talla. Parece humor negro.

     Es evidente que el pais gracias a los desgraciados que todavía existen y asisten al foro de Monipodio se está yendo por las ramas. Y de tal manera no hay un povenir sustentable, palabra que aquí dice que si me defiendo un juez me enjuicia, porque el ladrón tiene que matar. Es el bueno, porque la sociedad lo ha descarriado. Dejen las pamplinas a los lados para no quedarnos sin lados. Que no estamos convirtiendo en un país grotesco. Y el gobierno debería tomar conciencia que ya nos hemos enterado quienes son ellos y empiecen de verdad a trabajar para nosotros. De lo contrario la casta y solo la casta. No hay pedigree, que el adn  no es bueno.

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 27,00 28,00
Euro 32,80 33,80
Real 650,00 700,00