San Carlos de Bolívar

Cargando datos de Clima...

Nota 1313- (3ª Época)

De esto y aquello

abr. 01, 2018 12:58

en Opinión

Por el Dr. Felipe Martínez Pérez

El otro día una señora sin mediar preguntas de mi parte me decía que todo anda muy mal, que hay gente que pasa hambre, que este gobierno no va ni para atrás ni para adelante y además, me suelta el verso de moda que se ha sembrado con saña, que se trata de un gobierno de ricos. La señora me dio cierta tristeza por ella y por los que le han inyectado la droga de la infección. Ricos de siempre o ahora, más la circunstancia de quince años de veneno y mal hacer para la tribuna, incluida esta señora; y al cabo, tienen la culpa estos, que tampoco les vamos a construir un monumento pero además de construir, por lo menos tienen buenas maneras y el presidente está convencido que quiere cambiar la Argentina y muchos insensatos adictos al pasado nefasto están convencidos que si la cambian, ellos se quedan sin conchabo y sin dinero; que los cabecillas ganaban a  espuertas, y los de más abajo, de acuerdo a la distancia hacia abajo. 

     Pues bien, esta terrible circunstancia, es algo que produce miedo, angustia e incertidumbre porque me recuerda a  edades antiguas  y hasta la época de Franco en que el rico era alguien  que estaba por encima de todo, que era malo, pero en misa estaba en la primera fila. Y el quid de la cuestión quizá pasa por algunos refranes que a veces me gusta traer a colación como por ejemplo ese que dice “a rico no debas y a pobre no prometas”. Si bien el primero te puede atropellar si le debes algo, porque se cree por encima, al segundo no le prometas, que es lo que se ha hecho durante años y años, y aquí mismo, entre las palmeras, desde la calle o desde la tribuna el muchacho que la señora me nombraba, ha prometido el oro y el moro y ahí está, nada hizo, todo el dinero lo perdió, nunca trabajó ni dio trabajo a nadie;  y sin embargo, aunque raspando está arriba de todos sin tener estatura para el cargo, pero se las ha ingeniado para ser unos de los jóvenes más ricos del país. Estos nuevos ricos son peores, carecen de maneras y hasta medidos con aquellos sin cultura. 

     Haber llegado a que buena parte de la gente, la de las graderías, normalita, aunque se cree todo lo que le digitan y los Ginés de Pasamonte les roban el burro, como a Sancho. Sin saber, ni querer saber, que algunos deciden su camino. Que para eso están estos piqueteros de la nación,  Para conducirla por los caminos de la mentira. Le decía a la señora que me parecía que el nuevo rico es peor que el antiguo, porque estos que entran y salen de la cárcel o ni entran, balis y podemos, para ser funcionales al momento o a las cortinas de humo y salen victoriosos, y son los que hace que la interlocutora, para empezar no sea más rica. Basta fijarse en nuestro muchacho que a la señora de marras le cae bien, y en consecuencia sin dar golpe tiene más dinero en un mes que lo que la dicha señora ha conocido en toda su vida. En realidad le decía a la señora que están los ricos en ganados que por lo regular vienen de muy lejos o en empresas que por lo regular viene de muy cerca y por Bolívar a todas las han echado a coces. 

     Y están los ricos que han lucrado con la política o sea con las gentes y en ello continúan.  Pero en unos y otros, se echa de ver, ricos en virtudes. Y “del rico es dar remedio, y del viejo, consejo.” Pues bien estos ricos están tratando de dar remedio y los viejos no dan consejo porque los nuevos ricos se nutren y han nutrido de Pami y Anses, al punto que casi todos los jóvenes que conocemos han entrado a la política robando a los viejos. Que se dice pronto. Pero erigir como si nada la palabra rico tiene el valor,  aunque de quincallería, de ahondar la brecha y eso solo lo hacen quienes segregan malignidad de continuo; y por si fuera poco echan al ruedo la permanente tergiversación de los hechos de importancia en el pasado y a la vez que pintan con estiércol todo el presente.

      Ricos del medioevo y de más cerca. Tiempos en que la monarquía de hecho era rica por herencia; y por la gracia de Dios. Poseían estados. No necesitaban enterrar el dinero y los ricos en el estricto sentido de la palabra acumulaban tierras y lo que poseían eran pecheros,  que hacían los trabajos.   Es muy triste a esta altura enarbolar el vocablo rico. Es deleznable hablar con encono de ricos y pobres. Así hablan los que entran y salen de la cárcel y los que todavía no han entrado para salir; esperando venzan los términos. Son  los  que gustan de jugar con el pobre, mientras con los ricos la pistola sobre la mesa. Al menos hasta el apaño. Se revuelven las tripas por la manera de usar la efigie del rico.

     Los ricos tenían caballos, eran por definición caballeros y los pobres con suerte, un burro o una mula que así se ha escrito la historia; y los que hoy destruyen la historia usan autos de altísima gama, después de robar millones de cápitas y pebeies; para conducir uno distinto cada seis horas, como los antibióticos. Eso no lo hacían ni aquellos caballeros que esperaba a la dama en la ventana, gótica, claro, o en los tiempos de Franco por el barrio de Salamanca se iba con sombrero y bajo el brazo el ABC, que casualmente es el que leo yo desde hace un montón de años, y los pecheros, devenidos en obreros, iban con boina y en tal barrio sin  el Mundo Obrero por razones culturales. Es decir por la porra del gris bien esgrimida o para que el de la secreta no tuviera un orgasmo.

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 27,00 28,00
Euro 32,80 33,80
Real 650,00 700,00