San Carlos de Bolívar

Cargando datos de Clima...


OPINION

¿Multas o trampas cazabobos?

mar. 25, 2018 10:55

en Opinión

Que el tránsito en Argentina es un verdadero caos que merece corrección es una verdad irrefutable que, por lo tanto, está fuera de discusión.

Que los conductores de vehículos somos hijos del rigor y que, por lo tanto, el sistema de multas parece ser una salida para propiciar nuestra reeducación vial, quizás sea también una verdad de Perogrullo. De modo que estamos de acuerdo en la necesidad de encauzar el descontrol y también lo estamos en relación a que, quien incumple normativas, debe pagar por ello.

Sin embargo, el sistema imperante a nivel nacional con la puesta en marcha de foto multas, controles de radares sorpresivos y con baja señalización, colocación de cámaras en lugares clave, se asemeja más al armado de trampas cazabobos con fines recaudatorios que a una organización tendiente a la prevención.

Las redes sociales son, por estos días, vehículos de comentarios ejemplificadores sobre este particular. Abundan allí los casos que dan cuenta de infracciones por exceso de velocidad, en los que los artefactos colocados para control registran que se ha superado el límite previsto por 2, 3 ó 4 kilómetros por hora. Evidencian esos mismos comentarios que los controladores se ubican literalmente escondidos a la salida de una curva, detrás de un espeso monte a la vera de una ruta, o estacionados perpendicularmente en caminos vecinales. Sobran los casos de controles efectuados al paso por “zonas urbanas”, correspondientes a localidades que más merecen el mote de zona rural y hasta conocemos un dislate mayor: una infracción realizada en la capital federal por circular en la zona del microcentro. El conductor en cuestión fue derivado hacia esa zona por la propia policía de tránsito ante la existencia de un corte por manifestación.

Creemos que esta situación amerita, al menos en nuestra provincia, que las autoridades se pongan a trabajar en serio en la materia y no permanezcan sentados cómodamente a la sombra de la posibilidad recaudatoria, por atractivo que sean esos montos para las alicaídas arcas del erario público. Es que las multas de tránsito se han transformado ya en un impuesto más a pagar, porque difícilmente alguien que viaja con recurrencia pueda evitar ser “pescado” por algún control sorpresivo. De modo que, si usted viaja por ejemplo a Buenos Aires, deberá incluir en el presupuesto de su viaje el ítem “posible multa”, de la misma manera que considera el costo de combustible o de peajes.

Hay numerosos ejemplos de países que han resuelto la cuestión apelando simplemente a la lógica y a la razonabilidad. Siendo honestos en el sentido de aplicación de los controles que tienden, ante todo, a la prevención. Así, en algunos de ellos, existen controladores de velocidad que advierten al conductor, que está circulando a una velocidad superior a la permitida. Ello permite que, quienes son responsables al volante, simplemente disminuyan ese ritmo. La multa cae para quienes son recurrentes ante tales advertencias.  Por supuesto, ello evita accidentes, pero no recauda. Está por verse cuál es la real búsqueda en el país y especialmente, insisto, en la provincia de Buenos Aires, cuya voracidad recaudatoria nos toca sufrir a quienes aquí habitamos.

 

Víctor Agustín Cabreros

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 27,20 28,20
Euro 33,00 34,00
Real 650,00 700,00